lunes, 22 de marzo de 2010

7. Mirando Hacia el Futuro


Después de filmar a los hermanos Poz Pérez, fuimos a la casa de una joven tejedora y Ajqʻuij, Sofía Siquina Cacatzun en el pueblo de Almolonga, adyacente a Zunil. Fue una experiencia muy importante porque nos permitió un pequeño vistazo al futuro de la cultura Maya representado por los valores de esta joven y su familia. Pudimos palpar la energía del momento en relación a la gente Maya con las expresiones mas íntimas de su cultura: la espiritualidad que emerge del Chol ʻQuij y el tejido con patrones milenarios que surgen del conocimiento de las abuelas ancestrales y la Diosa Ixchel. Sofía nos recibió con una simple frase: Bienvenidos a esta humilde casa. La humildad de esa casa fue un entorno digno de las bellezas artísticas que Sofía compartió con nosotros durante una sesión de tejido en su telar de cintura.








No fueron necesarias muchas palabras para poder comunicarnos de una forma profunda, ya que
los colores, las formas de los diseños, y la alegría y correteo de los niños fueron suficientes para completar el momento. Algo que dijo Sofía nos impactó a todos: que para sentarse a tejer, ella tiene que tener la mente clara y despreocupada, porque si no, la creatividad necesaria para urdir los diseños no le llega.

El camino desde la calle hasta la casa de Sofía es como un cordón umbilical que conecta el mundo urbano, lleno del ruido de la calle, con su casa, rodeada por el susurro del viento y de la paz de las hortalizas. El cordón es necesario, pero mantiene a estos dos mundos inter-dependientes, independientes. La integridad de la humilde casa de Sofía nos enseñó que las obras maestras artísticas de las mujeres Mayas existen en el entorno cotidiano, y no es necesario nada más.

Este video debajo comparte con Ustedes un momento con Sofía, con su voz suave, su serenidad y habilidad maestra. Disfrútenla.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario